Health

Health
BY Aspirina

Test para conocer tu riesgo cardiovascular después de los 45


499 views

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Pero, a diferencia de otras enfermedades, por fortuna, estas son prevenibles. La clave es estar consciente de los factores de riesgo y, en especial, estar dispuesto a cambiar el estilo de vida para incluir la prevención en la rutina diaria.

La mayoría de las personas no prestan atención a los riesgos cardiovasculares hasta que no experimentan un primer episodio que les alerte. Sin embargo, la prevención es esencial, pues toda persona que pase los 45 años, aunque nunca haya sufrido del corazón, tiene grandes probabilidades de padecer en un futuro cercano de alguna enfermedad cardiovascular. Por esta razón es fundamental comenzar a cuidarse.

Para hacerlo necesitas conocer cuál es tu riesgo cardiovascular. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las causas más importantes de las enfermedades del corazón son una dieta poco saludable, el sedentarismo y el consumo de tabaco y alcohol.
Estos factores de riesgo asociados al comportamiento suelen manifestarse en otras enfermedades como la hipertensión arterial, la obesidad, la diabetes o el colesterol alto. De allí que quienes sufren de estos trastornos tienen un mayor riesgo de sufrir infartos de miocardio, insuficiencia cardiaca, accidentes cerebrovasculares, arritmias, muerte súbita y otras complicaciones.

En conclusión, el riesgo cardiovascular de una persona no se debe a un solo factor, sino a varios. La conjunción de ellos en un mismo individuo significa que tiene un alto riesgo cardiovascular que puede poner en peligro su vida después de cierta edad.

Dada la importancia de conocer qué condiciones podrían afectar tu salud, te ofrecemos cinco preguntas que te debes realizar para evaluar tu riesgo cardiovascular después de los 45 años.

1. ¿Qué edad tienes?

¿Tienes más de 45 años? La edad es un factor de riesgo cardiovascular, pues, con el paso de los años, el cuerpo cambia y se hacen evidentes las consecuencias de haber llevado una vida con malos hábitos. Así que, si se tiene en cuenta que la mayor parte de las muertes por enfermedad coronaria ocurren en personas de 65 años o más, es vital comenzar a practicar hábitos más saludables.

2. ¿Existen casos de enfermedades cardiovasculares en algún familiar cercano?

Uno de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares es la genética, según Jorge Bartolucci, cardiólogo de la Clínica Universidad de los Andes, en Chile. La herencia predispone a los individuos a sufrir este tipo de enfermedades, incluso aunque no tengan otros factores de riesgo asociados.

Por ejemplo, si tus padres o hermanos han padecido de un problema cardiaco o circulatorio antes de los 55 años, entonces tienes un mayor riesgo de sufrir del corazón en comparación con una persona que no tenga esos antecedentes familiares. Enfermedades como la diabetes, la hipertensión o la obesidad (vinculadas a las enfermedades cardiacas) también pueden ser hereditarias.

3. ¿Incluye tu dieta alimentos altos en grasas?

Es importante que evalúes el tipo de alimentos que consumes. ¿Son altos o bajos en grasas? ¿Incluyes fibra en tu alimentación? Llevar una dieta malsana aumenta el riesgo de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, advierte la Organización Mundial de la Salud. Y es que tener una dieta alta en grasas saturadas aumenta el colesterol en la sangre.

Por ello, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda reducir al mínimo el consumo de alimentos grasosos. La clave de una alimentación saludable está en la moderación y en el equilibrio. Lo mejor es seguir una dieta mediterránea porque reduce un 30% el riesgo cardiovascular, según la Fundación Española del Corazón.

4. ¿Eres fumador?

Es bien conocido que fumar aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón. Pero no todos saben que este hábito también incide de forma negativa en el sistema cardiovascular.

Independientemente de la cantidad de cigarrillos que se fumen al día, fumar aumenta el riesgo cardiovascular, porque el tabaco endurece las arterias, eleva la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y puede provocar irregularidades del ritmo cardiaco.

5. ¿Cuánta actividad física realizas?

El sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo de un ataque cardiaco. ¿Haces ejercicio con regularidad o llevas una vida sedentaria?

Los especialistas recomiendan la práctica regular de ejercicio. La actividad física quema calorías, que ayuda a mantener un peso saludable. También contribuye a controlar el colesterol e incluso a disminuir la presión arterial. Además, al realizar ejercicio puedes fortalecer el músculo cardiaco y mejorar la flexibilidad de las arterias.

6. ¿Has sufrido algún tipo de evento cardiovascular?

Si ya has sufrido un ataque cardiaco, tienes aproximadamente un 11% de probabilidades de experimentar un segundo evento. Si es tu caso, ten en cuenta que puedes cuidar tu corazón si tomas regularmente, y bajo indicaciones médicas, Aspirina 100®. De esta manera podrás reducir el riesgo de un segundo infarto hasta en un 30%.

¿Tienes más de 45 años y quieres saber cómo está tu salud cardiovascular? Comienza por responder estas interrogantes y nunca olvides acudir a un especialista para realizarte una evaluación integral de tu corazón.

MORE STORIES

This website uses cookies. By using this website you consent to our use
of these cookies. For more information visit our Privacy Policy.