Business

Business
BY KIA

¿En qué debes fijarte a la hora de comprar un vehículo para tu negocio?


523 views

El mercado ofrece vehículos para todos los gustos y necesidades. Sin embargo, escoger uno para tu negocio va mucho más allá de la estética o de tu preferencia personal.El mercado ofrece vehículos para todos los gustos y necesidades. Sin embargo, escoger uno para tu negocio va mucho más allá de la estética o de tu preferencia personal.

Para elegir el vehículo que más se adapte a las necesidades de tu empresa, debes tomar en cuenta algunos temas como: la capacidad, el volumen de carga, el precio, ahorro de combustible, características físicas idóneas para su uso, ergonomía, costos de mantenimiento, garantía y respaldo, entre otros.

Por ello, en este artículo te brindamos algunos consejos y claves que debes evaluar para que el vehículo comercial que elijas sea a la medida de tu negocio y te ayude a tener una empresa más eficiente y productiva.

1. Evalúa las necesidades de tu negocio.

Cada empresa tiene requerimientos distintos de acuerdo a sus clientes, el mercado, los productos o servicios que ofrece, la ubicación, entre otros aspectos. Por ello, el vehículo que escojas debe ajustarse perfectamente a las necesidades reales de tu negocio.

Por ejemplo, es importante prestar atención al tamaño y capacidad de acuerdo a las necesidades de carga y tipo de mercancía que se va a trasladar en el vehículo. De hecho, se recomienda verificar la amplitud de las puertas para asegurarse de que la mercancía entrará sin inconvenientes.

Además, tomando en cuenta que, muchas veces estos vehículos necesitan recorrer largas distancias en carretera, es recomendable fijarse en aspectos como si la motorización promueve el ahorro de combustible, si el parabrisas delantero permite una buena visibilidad o si su diseño ayuda a la ergonomía del conductor, por ejemplo.

2. Toma en cuenta el presupuesto.

No sólo el precio que debes pagar por el vehículo que quieres comprar es importante. También, debes tener en cuenta a la hora de escogerlo los costos de operación en los que éste va a incurrir, como: combustible, peajes, conductor profesional; en caso de que no lo vayas a operar tú, costos de mantenimiento, repuestos, pólizas de seguro o gastos extras si es un vehículo usado.

Un buen precio al momento de realizar la compra no significa obligatoriamente productividad. Muchas veces comprar un vehículo antiguo, puede parecer más rentable. No obstante, se debe tener en cuenta que un motor moderno y potente promueve el ahorro de combustible y disminuye los costos de operación.

En ese sentido, recuerda contemplar en tu presupuesto las ventajas en costos operacionales de comprar un vehículo con ciertas características novedosas para la rentabilidad de tu negocio.

3. Piensa a largo plazo.

Un error cometido frecuentemente por los dueños de negocios es pensar únicamente en las necesidades presentes de la empresa; si bien estas son muy importantes a la hora de escoger un vehículo comercial, no debes olvidar contar con las proyecciones a futuro de tu negocio.

Por lo general, la compra de un vehículo es una inversión a largo plazo. Así que, es recomendable calcular su vida útil para tu empresa, intentando prever los cambios y adaptaciones futuras en las necesidades de transporte que pueden generar el crecimiento de tu negocio o las innovaciones del sector con el paso del tiempo.

4. Evalúa tus opciones.

Si necesitas un vehículo que te ayude a desempeñar de manera más eficiente las labores logísticas de tu empresa y maximizar los tiempos de operación, no sólo debes pensar en la opción de comprar. También, cuentas con opciones de arrendamiento, financiamiento o alianzas entre empresas para compartir su vehículo de transporte.

El alquiler de un vehículo para tu negocio es una buena opción cuando aún no estás claro de las necesidades de la empresa en el futuro y no quieres realizar una inversión apresurada. Además, ofrece ventajas fiscales, financieras y operativas para los negocios que buscan
reducir sus costos. Es importante tomar en cuenta que la mayoría de los contratos de arrendamiento permiten un kilometraje limitado, tener presente esta característica es fundamental, especialmente si vas a usar el vehículo con frecuencia.

Por otra parte, el financiamiento es actualmente una opción muy viable. Especialmente cuando las entidades financieras ofrecen plazos de hasta 60 meses, los cuales evitan complicaciones con el flujo de la caja mensual de la empresa. Además, estos créditos permiten financiar hasta el 100% del valor del vehículo.

Muchos consideran que tener un vehículo es un gasto innecesario e incluso un lujo. Sin embargo, si los planes son hacer crecer tu negocio, un vehículo comercial es una inversión y una herramienta clave para avanzar hacia una empresa más eficiente y productiva. Así que, no dudes en poner manos a la obra y elegir tu vehículo comercial porque #TrabajarEnTuPropioNegocioEsUnPlacer.

MORE STORIES

This website uses cookies. By using this website you consent to our use
of these cookies. For more information visit our Privacy Policy.